domingo, 6 de mayo de 2012

297.- LA R1100S VUELVE A RUGIR

Esa es la noticia fundamental del fin de semana. Se había quedado el otro día muda del cilindro derecho, y por lo que parecía no inyectaba gasolina. He estado liado desmontando la R100GS y no le he podido dedicar la atención debida, pero ayer, libre de obligaciones para con la nueva, me pude dedicar a ella y ponerla en forma. Pero empecemos por el principio, que siempre me pasa lo mismo.
El día amaneció lluvioso. Ya me estoy acostumbrando a que últimamente siempre me caiga agua a espuertas, así que tampoco le eché demasiada cuenta, no obstante sí que me asomé por las páginas del tiempo para ver cuanta agua me iba a caer. El radar a la hora de salida indicaba que me iba a caer la gorda durante todo el camino.


Y así fue; desde que salí hasta que llegué lloviendo con un poquito de mala uva. Ni que decir tiene que no me encontré ninguna moto por la carretera, y coches había bastante pocos. Paré en Algodonales para echar gasolina y seguí hasta Ronda sin incidencias. 
Después de los preámbulos habituales puse la R1100S en la mesa elevadora, y debo decirlo, con la idea de que se iba a quedar allí un tiempo, porque no tenía ni idea del origen de la avería y la última vez que se subió a la mesa estuvo allí un mes entero. También metí dentro la R100RS porque seguía lloviendo.


La avería consistía en que el inyector derecho no inyectaba gasolina. Todo empezó la última vez que me la llevé a Sevilla, que empezó a fallar, a tironear, sobre todo en bajas, pero cuando subía de vueltas iba perfectamente. Algo parecido ya me había pasado antes y se había corregido equilibrándola con el Twinmax, así que le pedí a Luigi que se lo llevara a Los Barriles y allí, a oscuras, la puse mas o menos a punto. La moto mejoró pero no desapareció totalmente el problema, así que cuando volví a Ronda, por cierto, que me dio un viaje regularcillo, fallando continuamente, intenté pasarle el Twinmax nuevamente, pero fue imposible; la moto estaba a un solo cilindro y parecía que no inyectaba por el derecho. Desmonté el inyector, lo limpié y comprobé la bomba de gasolina. Aquello seguía sin funcionar. La dejé por imposible pensando que debía tratarse de algo eléctrico, o peor aún, electrónico, y me dediqué a otras cosas pensando en estudiarme bien el tema antes de meterle mano.
Y ayer era el día de meterle mano. Empecé por quitarle el carenado, que ya le voy cogiendo el aire, pero al principio era bastante complicado. Son siete tornillos por cada lado, dos de ellos un poco escondidos, pero salen bien. Levanté el depósito y le puse un tablón entre él y la batería para mantenerlo elevado.


Quité el negativo de la batería.


Quité la tapa del filtro del aire para tener acceso al sensor de temperatura del aire.


Conecté el Accelerator, un invento que me recomendó Luigi y que he comprado, pero sin mucha fe, porque por lo que veo no es mas que un cable alargador. La verdad, no sé cómo eso puede mejorar el funcionamiento, pero he hecho un acto profundo de fe y se lo he puesto. Todavía no la he probado en carretera, así que no tengo ni idea de si funciona.



Y finalmente me fui por el inyector derecho. Lo desmonté nuevamente, lo volví a limpiar, le coloqué bien la tórica y seguí el cable del inyector hacia arriba. Revisé toda la zona y no encontré nada anormal.


Recoloqué unos cuantos cables, entre ellos los del inyector, que estaban un poco forzados y volví a conectar la batería. Puse el contacto, giré tres o cuatro veces suavemente el mando del acelerador hasta el final y quité el contacto. Volví a poner el contacto y le di al arranque. La moto arrancó a un cilindro. Le di dos o tres acelerones y de repente enganchó el derecho. La tuve funcionando unos minutos para ver si fallaba y nada, aquello funcionaba bien aunque daba algunas explosiones en vacío. Le pasé el Twinmax y se quedó perfecto.


video

Ahora me queda la duda de qué es lo que he hecho para que funcione. Puede ser que el haber quitado la batería haya reiniciado todo el sistema electrónico, pero el otro día hice la prueba de quitar el fusible del Motronic durante unos minutos y la moto seguía igual. También puede ser que al recolocar los cables alguna hipotética rotura interna de algún cable de los que van al inyector se haya recolocado a su vez. Finalmente, puede ser que el inyector estuviese sucio y con la limpieza se hubiese arreglado el problema. Lo cierto es que funciona y que me voy a quedar con las ganas de saber qué es lo que le pasaba. Espero que no sea la hipótesis del cable roto, porque si no, me la volverá a pegar cualquier día de estos. Cruzaremos los dedos.
A todo esto, aun no era mediodía y seguía lloviendo a mares; el problema de la R1100S, que pensaba que se iba a eternizar desmontando y montando cosas, apenas me había durado una hora. Conste que me alegré, pero me dejó un poco sin saber qué hacer a continuación. Menos mal que en GMW hay tarea para varios años, y si no, allí estaba todo el despiece de la R100GS para recordármelo.
Para empezar puse a cargar la batería de la R100GS. Por supuesto, con el cargador del Lidl.


Quité la tapa del alternador para ver el aspecto interior, que no está mal, salvo que las escobillas están para cambiarlas. No las he medido, pero están francamente cortas.


Tambien quité las tapas de los balancines.



El resto del tiempo, mientras esperaba que dejase de llover, lo dediqué a quitar la pintura y limpiar los dos culatines, la tapa del carter del alternador y el radiador. Ahí se han quedado esperando unas manitas de pintura anticalórica, que, por supuesto, con la que estaba cayendo, no se la iba a dar.


Aburrido de esperar una tregua en la lluvia, me puse la chaqueta, todavía mojada, por supuesto, y me volví a Sevilla en la R100RS, que no estaba el día como para hacer experimentos con la R1100S, por aquello de ¿y si era un cablecito y me la vuelve a jugar? Afortunadamente, a partir de Algodonales dejó de llover y llegué a casa casi seco.
La semana que viene, más.

No hay comentarios: