lunes, 13 de agosto de 2012

313.- REUNION DE TRIUMPH (Y ALGUNA BMW) EN CARMONA

Allá por junio de este año se reunieron los miembros del Club Triumph en Carmona para celebrar su reunión anual, y como este año organizaba Resnian el evento, tuvo la delicadeza de invitarnos. Aquello dio de sí como para estar escribiendo un par de días, pero solo me voy a detener un momento para poner el vídeo que Villalbator se ha currado y que me parece que resume a las mil maravillas lo que fue aquello.

video

¡Pedazo de vídeo que te has currado, colega! Muchas gracias por mandármelo.

312.- NUEVA INQUILINA EN GMW

Como anunciaba la semana pasada, ya ha llegado la nueva. Es una R80R, y es una moto especial porque solo se hicieron tres mil quinientas noventa y tres (3.593) unidades de ella entre los años 1991 y 1994. La recogí el miércoles día 8 de agosto y la presenté en Los Barriles, y este sábado me la he llevado puesta a Ronda, con lo que he podido probarla en condiciones, que eso de andar por ciudad no es lo mismo. Antes de salir le miré el aceite y estaba en el mínimo, así que la rellené con un cuarto de litro de SAE 20W50, pero sin tenerlas todas conmigo, porque lo mismo llevaba sintético, aunque es poco probable.
En el camino he probado que va muy bien de motor, bien de suspensión trasera y regular de la delantera. De frenos anda bien aunque solo tiene un disco delante. He tenido que tensar el trasero, por lo que es fácil que las zapatas estén en las últimas. El embrague también parece delicadillo, aunque no ha hecho nada raro. El que ha puesto las gomas nuevas (tiene goma trasera nueva) aunque ha marcado con señales el neumático no parece que se haya tomado la molestia de equilibrarlo, yo al menos no he visto las pesas, y desde luego, la moto a 125 km/h parece que se va a partir en dos, desapareciendo la vibración un poco por encima y por debajo de esa velocidad, y eso en mi pueblo es una rueda desequilibrada.
Bueno, el caso es que he hecho el viaje relativamente cómodo (tiene el manillar torcido, muy posiblemente de una caída tonta, porque también tiene los espejos distintos: el derecho no es original y el izquierdo sí, y además uno es más alto y mas grande que el otro).
Bueno, el aspecto general de la moto es este:




Y aunque así, por encima, el aspecto no es malo, en cuanto uno se fija un poco empiezan a salir peros. Por ejemplo, sin ir mas lejos, la tapa del cárter del alternador está rallada, pudiendo leerse en la misma la palabra "BOLAS" que no sé a qué viene. Eso es fácil de corregir con un lijado.


En general todo el aluminio está muy negruzco, así que me voy a tener que poner las pilas en la mano de limpiar aluminio para dejarla en condiciones. Por lo menos no tiene fugas de aceite apreciables por ningún sitio, y eso es bueno.


Los colectores parecen estar bien, salvo un par de bollos en el derecho, posiblemente con la misma data del manillar y el espejo, no así la interconexión entre ambos, que veremos si es recuperable o si hay que poner una nueva.


El chasis, aparte de estar feo de origen, porque nunca me ha gustado el chasis de color gris de esta moto, está regular de pintura. Ya veremos si me planteo desmontarlo todo, y entonces lo pintaría de negro, o si lo dejo así. Todo depende de las ganas de trabajar que tenga y del futuro de esta moto, que no sé si ha venido para quedarse o solo para que le de un repaso e irse, porque parece  que la R100GS no acaba de gustarle e mi hijo, que dice que no tiene buen filling con la rueda delantera y quiere un manillar mas bajo, así que lo mismo se la hago entera y me quedo yo la R100GS. Ya veremos qué decide cuando pruebe ésta.
Siguiendo con la moto, es una R80, así que solo trae un disco, pero viene preparada para el segundo, así que, en caso de que me la quede es fácil que lo ponga.


Por supuesto, el buje, el disco y la llanta pidiendo guerra. Se le dará.


El amortiguador trasero es el original BMW y no parece estar mal. El aspecto del basculante es de mucha mugre, pero nada que no se pueda quitar con un poco de paciencia y un trapo.




El guardabarros trasero ha sido comido en su parte inferior por la rueda por haber llevado sobrecargada la moto, pero el daño no es gran cosa, hasta se puede quedar así.


El silenciador y la marmita precisan de desmontaje, limpieza y nuevo montaje con su grasa de cobre marca Spinner.



Bajo el asiento la caja de herramientas sin herramientas, así que habrá que buscarle una bolsa con las imprescindibles.


Y bajo el depósito, polvo y mugre, como siempre. No lo quité porque como ocurre siempre que hay que trastear con el depósito, está hasta las trancas de gasolina.


De pintura también está la cosa regularcilla. Algún que otro desconchón de laca como este del depósito, que ya veremos qué arreglo le damos. Aunque parece espectacular en la foto, casi ni se ve en condiciones normales.


Y ahí quedó eso. 
No, no es lo único que he hecho esta semana; también le he cambiado los silenciadores a la R65, que sigue encima de la mesa esperando que le meta mano (limpieza de carburadores, cambio de aceite y puesta a punto).



Y finalmente he aprendido a beber en un búcaro siguiendo los sabios consejos y las lecciones de mi queridísima cuñada, que de esto de beber en botijo es como el Carpintero escanciando sidra.

video

Y ahí se acabó el día de más calor del año. La vuelta en el coche con mi mujer, fresquito. Cuando llegamos, a eso de las diez y media de la noche, la temperatura exterior era de 40 ºC. No nos encontramos ni un guardia por la carretera. Sí que vimos un par de tíos con cuernos y tenedor detrás de una curva, pero no creo que sean los del radar, por lo menos no iban de verde, sino de negro y rojo.
La semana que viene, más.

lunes, 6 de agosto de 2012

311.- HELICOIL, ACEITES Y OTRAS ZARANDAJAS

Un nuevo sábado. Paseo hasta Ronda en la R1100S que cada día me gusta más; de hecho no sé ni porqué la tengo a la venta, porque me va a doler desprenderme de ella si es que alguien quiere comprarla. Bueno, en realidad sí que lo sé, es que son demasiadas motos, sobre todo teniendo en cuenta que viene otra esta semana próxima, y que es la que más lata me da para trastear, porque aunque poca, algo de electrónica tiene, y para llevarla bien lo primero que haría falta es un aparatito de esos de poder sondearla por dentro para saber cómo va, como por ejemplo el GS911 


Pero mientras se va o no se va, en su casa está, así que la sigo cuidando como si me fuese a quedar con ella toda la vida. Y hablando de cuidar, casi ha llegado a los 65000 km, así que le toca cambio de aceite.


En cuanto he llegado, y aprovechando que el aceite esta caliente y todas las partículas se encuentran en suspensión, la he puesto a vaciar.


Mientras se vaciaba me he liado con el cardan de la R80ST. Lo primero volver a desmontarlo: fuera rueda


y fuera grupo.


Lo pongo en el tornillo interponiendo un trapo para que no se dañe el aluminio, meto un papel impregnado de aceite para que recoja las rebabas, y taladro un nuevo orificio con la broca de poner los helicoil de M12x1,50.


Una vez taladrado se hace una rosca con el macho de roscar; aunque no aparece en la foto, también había un papelito impregnado de aceite para recoger los restos de aluminio, pero lo quité antes de hacer la foto. Por cierto, aunque en la foto parezca que la broca y el macho están entrando doblados, es un error de paralaje de la cámara, que aquello entró la mar de derechito.


Seguidamente lo limpio todo soplando con aire a presión y coloco un helicoil con la herramienta especial para colocarlo. En este caso el helicoil era mas largo de lo que necesitaba, por lo que antes de ponerlo lo medí y lo corté con la Dremel. Una vez puesto hay que romper la lengüeta del fondo.


Y ahí quedó el helicoil puesto.


Se le pone su tornillo, en este caso el tapón de vaciado del brazo cardan, y operación acabada.


Mientras tanto se había vaciado totalmente el aceite del motor de la R1100S, así que volví a colocarle el tapón de vaciado, abrí el de llenado,


y rellené el cárter con 3500 cc de Repsol élite SAE 20W50, que es el aceite que uso para el motor de todas las motos.


Como el motor seguía aún caliente, le pasé el Twinmax y la dejé lista para otros 5000 km.
Y volví con la R80ST. Cuando desmonté el grupo no había junta entre el brazo basculante y el grupo cónico, y no perdía nada de aceite, pero como no conviene tentar la suerte y como no tenía ni junta ni cartón para hacerla, le puse un poco de pasta de juntas para que cerrara herméticamente, en este caso la Nural 60, que es de color negro.


Coloqué el grupo cónico en su sitio, apreté los tornillos y rellené el brazo con 150 cc y el grupo con 300 cc.


Monté la rueda y con eso di por acabada la operación en la R80ST, a la que, además, le he hecho una revisión completa en estos últimos días de trabajo, porque le he cambiado todos los aceites y le he limpiado el filtro del aire. No he cambiado el filtro de aceite porque es nuevo, de cuando le puse el radiador.
Como era de esperar, la moto arrancó a la primera, le di una vuelta para ajustar el freno trasero y la dejé esperando un lavado, que falta le hacía.
A continuación me puse con uno de los mayores enigmas de la humanidad de los últimos tiempos: La R100RS llevaba una temporada que no iba bien de arranque, y el síntoma siempre era el mismo: el bendix no se movía y solo hacia clic, clic al darle al botón de arranque. Pero eso no era siempre, porque algunas veces iba perfecta. Me aconsejaron que cambiase el relé y así lo hice, pero aquello seguía igual. Cuando le parecía arrancaba y cuando no, pues me dejaba tirado. Aprendí que, a veces, subiéndola en el caballete y arrancándola a la vez que la dejaba caer del mismo con toda la violencia que podía, la moto se ponía en marcha, y así he estado varios meses: que arrancaba a la primera, estupendo, que me hacía el clic, pues al caballete y a arrancar mientras caía. Pero eso no podía seguir así, así que un día me decidí a investigar cual era el problema, que estaba claro que no era del relé. Me fui a casa de Robemumoto, previo permiso, claro, y desmonté hasta llegar al motor de arranque, y me encontré con que la tuerca que sujeta el tornillo pivotante (nº 15 en el esquema adjunto) se había caído, y que el tornillo pivotante estaba medio salido. Obviamente eso explicaba el problema,. por lo que volví a reponer la tuerca (esta vez le puse una autoblocante) y pensé que el problema se había resuelto.


Y en efecto, así fue durante un par de meses, porque de improviso volvió a hacerme lo mismo. Como este sábado tenía tiempo me fui a investigar la causa nuevamente, suponiendo que la tuerca habría vuelto a salirse, y de hecho en eso iba pensando mientras desmontaba, en la porquería de tuerca autoblocante que había puesto, que seguramente sería de los chinos para haberse vuelto a salir.
Después de desconectar la batería, quitar el depósito de gasolina, la tapa del filtro del aire, el propio filtro, y la tapa del motor de arranque, allí apareció.


Con una llave de pipa, que es la única que entra bien para quitar los dos tornillos de sujeción delanteros, lo dejé libre. Abrí el cárter del alternador y quité el tornillo que sujeta el motor de arranque por delante, con lo que quedó libre. Solté los cables y me lo llevé a la mesa, pero en el lecho aparecieron una pieza de plástico rota y un tornillo pequeño. Se advierte que la mugre de las manos puede herir la sensibilidad del lector en caso de aumentar la imagen.



Despiecé el motor y lo primero que advertí era que faltaban piezas.


En efecto, no estaban ni la tapa ni la arandela de retención (nº 1 y nº 26 respectivamente en el esquema anterior). Por otra parte el tornillo que apareció en el lecho de alojamiento del motor era uno de los que sujetaban la tapa nº 1, es decir el tornillo correspondía a la pieza nº 2 del esquema. Donde han ido a parar esas piezas es el enigma del siglo, porque no pueden escaparse tan fácilmente de allí. De haberse soltado, como parece que ha ocurrido, porque si no ¿qué hacía allí el tornillo?, ¿donde han podido ir? La única salida es meterse detrás de la placa de diodos o caer hacia el cárter del alternador, pero por más que miré no vi las piezas por allí, aunque lo mismo aparece cualquier día de estos en un carburador. Estas motos tienen esas cosas.
Bueno, visto lo visto solo me quedaba montar un motor de arranque nuevo y volver a componer este para dejarlo de reserva una vez que encuentre las piezas que faltan.
Coloqué un motor que le había dejado a Roberto hace tiempo y que me había devuelto el mes pasado,  previo engrase, enchufé los cables y comprobé que funcionaba correctamente.


Cerré el motor por arriba y abrí la culata izquierda, que el último día una de las válvulas sonaba mucho. Hice un nuevo reglaje de válvulas y comprobé que la de escapa estaba demasiado abierta. No lo medí pero la galga de 0,20 pasaba sobradísima. Un par de ajustes y R100RS acabada. La probé e iba como la seda, así que la dejé en la calle esperando un lavado.
La pieza de plástico rota correspondía al bendix y era de separación entre el positivo y el negativo. Con un poco de cianocrilato quedó perfecta.



Cerré el motor de arranque que acababa de desmontar, previa limpieza y engrase del mismo, y cambié la rueda delantera, colocando la vieja para acabar de gastarla, que no están los tiempos como para tirar nada, y ahí se acabó el día de mecánica.
Un lavado a la R100RS, la R80ST y la R1100S, subir la R65 a la mesa para empezar a trastearla el próximo día, y vuelta a Sevilla en la R80ST, que suena muchísimo con el escape de la R100GS.


El próximo día habrá sorpresa. Es negra.